La enunciación del cuerpo femenino

Por: Claudia Monsalve Arboleda, Trabajadora Social y Educadora Menstrual.

La enunciación del cuerpo femenino está atravesada por una multiplicidad de voces históricamente autorizadas a crear esa realidad de lo que es ser mujer; la iglesia, la familia, el Estado con sus instituciones, principalmente el sistema de salud y la escuela y más recientemente el sistema de producción capitalista ha creado unas voces que definen lo normal femenino; voces que se han erigido como autoridad y hacen complejo habitar el cuerpo femenino y escuchar entre tantas voces la voz del propio cuerpo.

Muchos son los caminos que desde los feminismos se proponen para destejer las complejas implicaciones en la vida de las mujeres de estas voces; uno de ellos es el empoderamiento, el acceso de las mujeres a la esfera pública, lo cual es necesario para acceder a la ciudadanía, sin embargo este camino se queda corto si no se ha tenido acceso a habitar el propio cuerpo, y esto requiere un camino subjetivo que trae consigo múltiples rompimientos, nada sencillos pues allí está construida la historia individual y colectiva de lo que es ser mujer e implica renuncias a lo conocido y arriesgar rutas nuevas, sin guiones, con pocos referentes y los que existen están cubiertos por el velo del patriarcado.

Desde Princesas menstruantes reconocemos esos obstáculos y estos retos de lo que implica habitarse, por eso nos acercamos a las realidades de las niñas sobre las cuales empiezan a caer los mandatos culturales de obediencia, pulcritud, culpa, vergüenza, enfermedad; caer porque llegan a nuestra subjetividad con peso, con carga, con dolor.

Para trascender estos mensajes se hace necesario conocer nuestros procesos, despatologizar los cambios, ritmos y ciclos que vivimos las mujeres, conectar con ellos para desmontar los mensajes de culpa, de asco, de dolor. Estas son las razones por las que desde el Proyecto Literario y Pedagógico Princesas Menstruantes se han creado y materializado juegos, cuentos, libros de colorear, rituales de paso y encuentros que permiten desde el lenguaje encontrar formas cercanas, amorosas de vivir nuestros cuerpos, por ello nuestra búsqueda es la de recobrar nuestro derecho a habitar el cuerpo y a escuchar nuestra voz ahogada hace tantos siglos.

Si desea conocer las herramientas didácticas y literarias del proyecto dele clik a este enlace:
https://www.princesasmenstruantes.com/educacion-menstrual/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − 6 =